miércoles, 6 de marzo de 2013

Venezuela, territorio libre de analfabetismo



Venezuela,  territorio 
libre  de  analfabetismo







A un día del fallecimiento del presidente de Venezuela, Hugo Chávez, inmerso en el conmovido dolor 
de los pobres de América Latina, 
en homenaje a su figura hacemos lugar 
a informaciones y comentarios que glosan 
su gestión en el área de la educación pública, 
que llevó  a Venezuela a ser declarada en el año 2005 territorio libre de analfabetismo. 











La Venezuela libre de Analfabetismo: 
Un logro a los ojos del mundo



Ernesto J. Navarro


Extracto de un artículo publicado el 10 de noviembre de 2005, en el sitio Voltairenet.org



Justo el día en que se conmemoraban 236 años del nacimiento de Simón Rodríguez (maestro del El Libertador Simón Bolívar), el pasado 28 de octubre, la República Bolivariana de Venezuela, tras dos años de aplicación de la Misión Robinson, era declarada: Territorio Libre de Analfabetismo.

Misión “Robinson”, por ser un pseudónimo (Samuel Robinson) utilizado por el maestro de Bolívar una vez expulsado de Venezuela. Ahora, la revolución bolivariana se apoyó en el método cubano “Yo si puedo” y un par de años más tarde, liquidó una pesada carga del pueblo venezolano y abrió las puertas del conocimiento a los excluidos los cuales sumaban cerca de millón y medio de personas.

La República Bolivariana de Venezuela, con el 0,10% de analfabetismo supera la meta exigida por la UNESCO, la cual es del 4 % para la declaración de un territorio libre de analfabetismo. Pero este logro del pueblo venezolano no es sólo un eufemismo enunciativo del gobierno venezolano.  Internacionalmente se reconoció el esfuerzo nacional para erradicar el analfabetismo.


Lo que no salió en la prensa venezolana:


1) En ocasión del 60 Aniversario de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y del XX aniversario de la creación de la Red de Escuelas Asociadas en Venezuela, se convocó una reunión regional en la ciudad de Caracas del 25 al 28 de octubre de 2005. (…) La Primera Reunión Mundial de Comisiones Nacionales, Escuelas Asociadas y Clubes y Centros UNESCO, reunida en Caracas, expresaron sus felicitaciones al Gobierno de Venezuela por los logros alcanzados en el cumplimiento de los objetivos de Educación para Todos, relativas a la erradicación del analfabetismo y a las Metas del Milenio para el Desarrollo y se unen a la celebración de la DECLARATORIA DE VENEZUELA, TERRITORIO LIBRE DE ANALFABETISMO.




  





Hugo Chávez 
adalid de la educación



María Egilda Castellano

Publicado el 19 de diciembre de 2012 en el sitio Aporrea.org



Hugo Chávez es, sin duda, el único Presidente de Venezuela que después del Libertador Simón Bolívar, ha reconocido la importancia que tiene la educación en la liberación de los pueblos. Al llegar al poder en 1999 en el discurso de su toma de posesión señaló: “ …es salvaje saber que en un país como el nuestro, más de la mitad de los niños en edad preescolar no están yendo al preescolar; es salvaje saber que sólo uno de cada cinco niños que entran al preescolar [---] terminan la escuela básica, eso es salvaje porque ese es el futuro del país”. Más adelante agregó: “un viejo proverbio chino dice ‘si estás pensando en el corto plazo, anda a pescar; si estás pensando en el mediano plazo, siembra un árbol y si está pensando en el largo plazo, educa a un niño.” (Chávez, 1999, p.20)1.

Estas palabras no fueron retórica, Chávez como líder indiscutible del proceso de transformaciones revolucionarias que se inició desde entonces, impulsó la Asamblea Constituyente y orientó los contenidos de la Constitución que fue aprobada por la mayoría del pueblo venezolano en referendo nacional. En dicha Carta Magna se reconoce a la educación como un derecho humano y un deber social fundamental, democrática y gratuita hasta el nivel universitario. La educación ha de ser integral para todos y todas, pública y obligatoria, y tiene como finalidad desarrollar el potencial creativo de cada ser humano en articulación con el trabajo. Es así como educación y trabajo impulsan la construcción de una sociedad donde el ser humano pasa a crear su propia historia.



Las Escuelas Bolivarianas de turno completo y formación integral, los Simoncitos para la educación inicial y la querida Universidad Bolivariana fueron las primeras concreciones de la transformación educativa, seguidas por la Misión Robinson que, con el apoyo de los hermanos cubanos, fue la base para disminuir el analfabetismo, cuyo resultado fue que la UNESCO en 2005, reconoció a Venezuela como País Libre de Analfabetismo. Esta Misión en su segunda etapa crea las condiciones para la continuación de la educación primaria y obtención del respectivo certificado; la Misión Ribas, por su parte, tuvo por finalidad abrir puertas a quienes por diversas causas no habían podido continuar estudios de educación secundaria; la Misión “Vuelvan Caras”, y luego “Che Guevara” constituyó el primer intento de articulación entre saber y trabajo, intento que hoy se concreta con más firmeza en la Misión Saber y Trabajo; la Misión Sucre ha permitido la extensión de la educación universitaria en todo el territorio nacional y La Misión Alma Mater corona e integra todas las políticas y las acciones que hasta el año 2007 se venían desarrollando en la educación universitaria lo que ha permitido la transformación de Institutos Universitarios Tecnológicos en Universidades Politécnicas Territoriales, cuya finalidad es, junto con la Misión Sucre, arraigar la educación universitaria en los espacios locales, fortaleciendo las aldeas universitarias a través de la creación de redes territoriales, y la acción conjunta de las instituciones para trabajar con las comunidades y fortalecer el Poder Popular.

Estos logros han permitido la inclusión de todos y todas en la educación, preocupación y ocupación permanente de Hugo Chávez, quien con sus orientaciones, tenacidad y compromiso con el pueblo venezolano no ha descansado en su trabajo constante por la inclusión social. Por ello, Hugo Chávez es el ADALID DE LA INCLUSIÓN EDUCATIVA, Y TAMBIÉN LO ES DE TODAS LAS TRANSFORMACIONES SOCIALES, ECONÓMICAS, POLÍTICAS Y CULTURALES QUE JUNTO CON EL PUEBLO CONSTRUYE. ESTO, SIN OLVIDAR QUE HUGO CHÁVEZ ES EL CREADOR DEL ALBA, Y DE OTROS ORGANISMOS INTERNACIONALES QUE HOY CONSTITUYEN BASES PARA LA VERDADERA INTEGRACIÓN REGIONAL Y LA LIBERACIÓN DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE. POR ELLO, Y POR MUCHO MÁS, CHÁVEZ ES RECONOCIDO COMO LIDER MUNDIAL INDISCUTIBLE.



















Las misiones 
en los planes educativos venezolanos



Información suministrada en el sitio Venezuelabolivariana.com



Misión Robinson



Cuarenta años de oscuridad


Uno de los saldos más dramáticos de la crisis política y social de Venezuela durante los 40 años de gobiernos capitalistas neoliberales fue el deterioro del sistema educativo público y la exclusión de la población a la educación formal.


Durante los 40 años reinó la exclusión de miles de venezolanos, a quienes intencionalmente se les quiso mantener en la cárcel de la ignorancia. Claro, saber leer muestra a las personas el universo del saber humano acumulado, experiencias, ideas, utopías, sueños...y escribir, permite que la gente se integre a esa corriente de saberes, aportando sus propias ideas, dejando un testimonio de las mismas que puede pasar de generación en generación, enriqueciendo el caudal de conocimientos de la humanidad. A los defensores del pensamiento único y de la idea de que la historia ya ha terminado y que no queda más por inventar ni cambiar les conviene mantener a los pueblos en la invidencia del analfabetismo. Así se garantiza la sumisión y la pasividad ante la explotación y la dominación.

La Cuarta República creó planes de alfabetización para minorías, como el Consejo Nacional de Alfabetización, el Servicio de Alfabetización, entre otros, que sumados a la aplicación de métodos de la educación formal, sólo lograron alfabetizar 76 mil 948 personas, entre los años 1990-1998 y 21 mil 242 personas en los años 2000-2002.

En la década de los 90, existía una tasa de analfabetismo de aproximadamente dos millones de venezolanos, lo que se traduce en casi 9% de la población mayor de 10 años.

Partiendo de estas cifras, Hugo Chávez Frías, desde su llegada a la presidencia otorgó prioridad especial al rescate y refundación del sistema educativo. Se elevó el presupuesto del 2,8% del producto interno bruto .hasta más del 7 % y se promovió la transformación del proceso educativo.

El objetivo era acabar con la exclusión que ocasionaba el no saber leer y escribir. El Gobierno Revolucionario ha logrado su objetivo con la promoción de las misiones educativas, que hoy en día abordan las distintas etapas:
                           
Alfabetización: Misión Robinson I


 Escolarización primaria y secundaria: Misión Robinson II y Misión Ribas

Educación superior y la especialización universitaria: Misión Sucre





Derecho a una educación integral de calidad


Los programas educativos que desarrolla el Gobierno Nacional están en concordancia con lo establecido en los artículos 3 y 103 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, según los cuales: "...el Estado tiene como fines esenciales la defensa y desarrollo de la persona y el respecto a su dignidad...la educación y el trabajo son los procesos fundamentales para alcanzar dichos fines".

"Toda persona tiene derecho a una educación integral de calidad, permanente en igualdad de condiciones y oportunidades sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocaciones y aspiraciones".


Alfabetización: un reto para el país


El Programa se concibió como estrategia mancomunada entre la ciudadanía, a través de sus organizaciones sociales, e instituciones gubernamentales. Las actividades comenzaron el 23 de mayo de 2003, con un plan piloto aplicado en el Distrito Capital y los estados Vargas, Miranda y Aragua.

Los resultados exitosos del plan piloto, confirmaron la selección del proyecto educativo, por lo cual el 1 de julio de 2003 se inició formalmente el Plan Extraordinario de Alfabetización "Simón Rodríguez", conocido como Misión Robinson.


Objetivos de la Misión Robinson


La Misión Robinson, tuvo como finalidad eliminar el analfabetismo en jóvenes y adultos de todo el país. Promovió la comprensión lectora en cada uno de los beneficiados.

Esta misión estuvo inspirada en los principios de equidad, igualdad de género, así como en el respeto a todas las corrientes del pensamiento. La finalidad fue desarrollar el potencial creativo de cada ser humano y el pleno ejercicio de su personalidad en una sociedad democrática.

Por ello, este programa mostró un resultado palpable de lo que es capaz de hacer un gobierno que tiene como bandera y como principio el humanismo y la atención directa a los desposeídos.


¿Quiénes podían participar en la Misión Robinson?


La Misión Robinson estuvo destinada a todos aquellos hombres y mujeres mayores de 15 años que no sabían leer y escribir. Fue dirigida a todos los venezolanos y venezolanas sin distinción de credo, raza, ni color político. Ciudadanos que desearon alcanzar mayores niveles calidad de vida. Esta misión incorporó además a la población rural, urbana, indígena y penitenciaria.


¿Cómo funcionó la Misión Robinson?


El método cubano "Yo si puedo", permitió que los hombres y mujeres analfabetas aprendieran a leer y escribir. Representó una estrategia de aprendizaje novedosa, que parte de lo conocido a lo desconocido. El soporte esencial en la enseñanza de la lectura y la escritura fueron los medios audiovisuales (televisor, VHS y video clases).
Contó con un facilitador que era el encargado de supervisar el proceso de enseñanza-aprendizaje de los patriotas. A través de un manual, utilizado como herramienta principal de consulta, brindaba orientaciones metodológicas y de carácter general, necesarias para el buen desarrollo de los encuentros que llevaban a cabo con los aprendices.

La cartilla "Yo si puedo", es muy sencilla. Presenta el mismo formato en cada una de sus páginas y está concebida estableciendo un vínculo entre los números y las letras. El alfabetizando establece un proceso de asociación entre lo conocido (los números) y lo desconocido (las letras).


Cuarenta años de oscuridad


Durante las pasadas décadas, el sistema educativo venezolano sufrió un marcado deterioro, que se agravó aún más con las políticas neoliberales. Los mandatarios de la cuarta república concertaron una política orientada a producir su colapso y facilitar su privatización.


Asimismo, en Venezuela, por más de 40 años, sólo 7000 ciudadanos eran alfabetizados anualmente. Los recursos existían para llevar a cabo un programa de alfabetización que beneficiara a toda la población. Sin embargo, mantener al pueblo en la oscuridad siempre fue la prioridad de los gobiernos del puntofijismo. Debido a esto lo que realmente heredó el Gobierno Bolivariano fue más de 1 millón 500 mil analfabetas. 

El analfabetismo no fue el único problema, la crisis educativa aumentó con la exclusión de jóvenes y adultos que no lograron ser promovidos al primer año de Bachillerato, es decir, que no aprobaron el sexto grado.


Muchas fueron las deficiencias del sistema educativo venezolano. La cobertura de la enseñanza no era universal, no llegaba a todos los pueblos y caseríos, la mayoría de las edificaciones escolares estaban totalmente deterioradas, los maestros y maestras estaban muy mal pagados y las clases se impartían de manera irregular.


Meta de Robinson II: el sexto grado


Consciente de esta crítica situación y apoyado en los logros alcanzados por la Misión Robinson I, el Gobierno Bolivariano de Venezuela decide poner en marcha el 28 de octubre de 2003, la Misión Robinson II.

"Con la tarea de incorporar no sólo a los egresados de la Misión Robinson I, sino también a todos los venezolanos y venezolanas que no pudieron concluir sus estudios de educación básica, debido al sistema capitalista que reinó en Venezuela por más de 40 años, nace hoy 28 de octubre de 2003 Robinson II". Hugo Chávez Frías (Octubre-2003).

La Misión Robinson II se propone como objetivo la aprobación del sexto grado por parte de todos los participantes, así como también la consolidación de los conocimientos adquiridos durante la alfabetización. Además abre las puertas a nuevas oportunidades de formación, como por ejemplo la adquisición de conocimientos para la práctica agrícola.

La Misión Robinson II, se identifica bajo el lema "Yo sí puedo seguir" y comprende la promoción hasta el cuarto grado de Educación Básica, donde cuya etapa se fortalece la lectura. Por su parte la enseñanza de 5to y 6to grado alcanza los conocimientos de Matemáticas, Historia de Venezuela, Geografía, Inglés, Computación, Ciencias Naturales y Sociales.

"La alfabetización es más, mucho más que leer y escribir. Es la habilidad de leer el mundo, es la habilidad de continuar aprendiendo y es la llave de la puerta del conocimiento". Paulo Freire. Pedagogía del Oprimido (1968).


Fundamentos constitucionales


La Misión Robinson II está fundamentada con lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, artículos 102, 103 y 107. Según los cuales: "La educación es un derecho humano y un deber social fundamental, es democrática, gratuita y obligatoria...". "Toda persona tiene derecho a una educación integral de calidad, permanente en igualdad de condiciones y oportunidades sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocaciones y aspiraciones".

Asimismo, la carta magna establece que

"...la educación ambiental es obligatoria en los niveles y modalidades del sistema educativo, así como también en la educación ciudadana no formal. Es de obligatorio cumplimiento en las instituciones públicas y privadas, hasta el ciclo diversificado, la enseñanza de la lengua castellana, la historia y la geografía de Venezuela, así como los principios del ideario bolivariano".


Formación sin discriminación


La Misión Robinson está dirigida a todos aquellos hombres y mujeres que aún sabiendo leer y escribir, no han culminado sus estudios de primaria ó de educación básica (1ro a 6to grado). Este programa es destinado a todos los venezolanos y venezolanas sin distinción de credo, raza, ni color político.

Por ello, el llamado es para la población rural, urbana, indígena y penitenciaria, que nunca tuvo acceso a la educación, y si lo tuvo, le resultó imposible mantenerse en el sistema por diversas razones. Este grupo engrosó día a día, año a año el sector de los excluidos sin derecho a la educación.

Los interesados que deseen conocer sobre donde acudir a nivel nacional y regional para ser miembros activos de la Misión Robinson II, pueden visitar las páginas Web: misionrobinson.gov.ve/ y www.me.gov.ve/


Programas de becas


Luego de cumplir con la realización de un estudio socio económico en cada Estado de la República Bolivariana de Venezuela, donde se garantiza la veracidad de la condición del participante, se otorgaron las 100 mil becas de Robinson II a 51.852 estudiantes. En la actualidad estas becas están siendo canceladas normalmente.

Los participantes que constituyan en sus ambientes de estudio una cooperativa gozarán de un beneficio económico. Son 100 mil becas más las que, por disposición del Gobierno Revolucionario, a través del Ministerio de Educación y Deporte, están a la orden de los patriotas participantes que deseen alcanzar mayores niveles de capacitación y calidad de vida.

"En cada salón de clase debe ir naciendo una cooperativa y debemos capacitarla. Además del estudio, aprovechar la organización para que vayan aprendiendo a la creación de cooperativas en áreas especificas como la agricultura". Hugo Chávez Frías. (Octubre-2003).


Otros beneficios


Los participantes de la Misión Robinson II gozan además de un Fondo de Apoyo Solidario, el cual fue creado en el mes de diciembre de 2004, por orden del presidente Hugo Chávez Frías. Para la formación de este fondo se retiene mensualmente un 10% de los aportes concedidos a los supervisores, facilitadores y becarios de la misión.

Este dinero colectado se dedica a cubrir la cancelación de apoyos en los ámbitos de salud, tales como: intervenciónes quirúrgicas, ayudas técnicas para personas con discapacidad (sillas de ruedas, muletas, lentes y aportes funerarios). Así como también rehabilitación de viviendas y previsión social para las personas de la tercera edad.


¿Cómo enseña la Misión Robinson?


La Misión Robinson II se apoya en el método "Yo si Puedo Seguir", el cual utiliza la televisión, la video-clase y folletos de apoyo como estrategia educativa, coordinados por un facilitador que acompaña el proceso de 15 participantes por ambiente. Operativamente se organiza en dos bloques, el primero que equivale al cuarto grado y consta de cinco asignaturas: Matemática, Lenguaje, Historia, Geografía y Ciencias Naturales. El segundo bloque cubre hasta el sexto y agrega Informática e Inglés al plan de estudios, cada bloque con un total de 300 clases con una duración de diez meses cada uno.


Video-clase


La video-clase juega un papel fundamental, es la base para hacer llegar los conocimientos a los participantes. Por eso es importante utilizar al máximo los recursos televisivos, lo que permite actuar con economía no solo de los recursos sino del tiempo. 

Las video-clases son de 45 minutos: 40 de contenido y 5 para mostrar curiosidades, documentales interesantes o aspectos importantes de la cultura o relacionados con la temática estudiada.


Folletos


Los folletos están en correspondencia con las video-clases. En ellos aparecen los conceptos o definiciones más esenciales y tiene la función de ejercitar y consolidar los contenidos. En total son cuatro ejemplares: "Ya Puedo Leer", Historia y Geografía, Lengua y Ciencias Naturales y Matemática.


Logros de la Misión Robinson II


La Misión Robinson II, es una realidad innegable, presente en todo el territorio nacional. Dispuesta para atender los requerimientos educativos del pueblo venezolano y en especial los adultos que por algún motivo fueron excluidos del disfrute de sus derechos educativos en el nivel de Educación Básica.

< class="textoCaribana"p>La estrategia de la Misión Robinson II, al igual que todas las misiones bolivarianas que impulsa el gobierno nacional, deben ser entendidas como la transición desde un régimen excluyente a un programa político que respeta e incluye a todos los ciudadanos y ciudadanas en el disfrute de los derechos que les corresponden como venezolanos y venezolanas.

La Misión Robinson II, celebró el pasado 10 de agosto del año en curso la graduación de 327 mil patriotas. Asimismo, más de 500 personas decidieron proseguir y culminar sus estudios de primaria, y fueron ingresadas en el plan piloto.

"...se trata de la liberación de ustedes mismos, ustedes están venciendo las cadenas de la ignorancia a la que fueron sometidos durante tanto tiempo". Hugo Chávez Frías. (Agosto-2006).


Robinson II en la actualidad


Luego de casi tres años de inicio de la Misión Robinson II, existe un total de 1 millón 206 mil personas que se encuentran cursando estudios para concluir con la primaria.


El Futuro de Robinson II


El gobierno revolucionario aspira seguir cosechando triunfos en todas las etapas de la Misión Robinson. Tiene proyectada la creación de la Misión Robinson III. Consistirá en promover un plan de lectura nacional.


Robinson internacionalista


De igual forma, se pudo conocer que el nuevo reto del Ministerio de Educación y Deporte, es universalizar el derecho educativo a partir del sistema bolivariano de educación. Se trata de llevar las misiones a otros países. En función de ello un grupo de 17 venezolanos se encuentran en Bolivia, con educadores cubanos para realizar la misma hazaña.












Misión Ribas



La gratuidad de la educación ha sido un principio establecido en nuestra Constitución desde 1870. Aún así, miles de venezolanos han permanecido al margen de este derecho durante muchos años, como consecuencia de una deliberada política transnacional ejercida por el poder hegemónico capitalista mundial. Esta política se puso en práctica durante todo el siglo XX y se hace evidente durante toda la Cuarta República. ¿La intención? Que la mayoría de los ciudadanos y ciudadanas del país se mantuvieran en la ignorancia, incapaces de transformar su realidad y más dóciles a la explotación y al control que ejerce el Imperio sobre la población a través de una dirigencia política de títeres y vende-patrias.


Tuvieron éxito en la consecución de sus objetivos. Según estadísticas arrojadas tras el último censo poblacional llevado a cabo en Venezuela en 2001, aproximadamente 5 millones de ciudadanos y ciudadanas -entre jóvenes y adultos- no habían concluido sus estudios de bachillerato, por problemas económicos, de exclusión, por falta de motivación o debido a la descomposición social.

Éstas y muchas otras situaciones, llevaron al Gobierno Bolivariano a duplicar el presupuesto educativo. Venezuela es uno de los pocos países de América Latina que destina más del 7% de su producto interno bruto a la educación, lo cual representa un 20% del presupuesto de la nación. Anteriormente, este sector sólo contaba con el 2,8% del producto interno bruto.

La renta petrolera que antes sólo llegaba a los partidos políticos, comienza a contrarrestar los efectos de la desidia oficial de los tiempos del punto fijismo. Es así como llegan -una a una- las diferentes misiones educativas.


Educación media para todos


El 16 de octubre de 2003, mediante el Decreto 2.656 se creó la Comisión Presidencial que llevó a más de 770 mil venezolanos adultos la esperanza de culminar su bachillerato, para luego incorporarse a la Educación Superior.

Para 300 mil de estos venezolanos, el 17 de noviembre llegó la luz que estaban esperando. Ese día, fueron incorporados al sistema educativo por el presidente Hugo Chávez, quien adjudicó a 54 mil de ellos una beca que permitiera garantizarles su permanencia hasta el final de la misión.

De esta forma, comienzan a andar el camino hacia la profesionalización, haciendo realidad el sueño de llegar a la universidad. El derecho a una educación de calidad y sin exclusión, comienza a renacer de las cenizas dejadas por la IV República.

Partiendo del hecho de concebir

"la educación como el principio articulador del desarrollo con equidad social, y habida cuenta de que los esfuerzos realizados en materia de acceso a la educación media han resultado insuficientes, (...) el Estado venezolano se ha visto obligado a asumir medidas que garanticen la justicia social como lo ordena la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela", tal y como lo indica el decreto originario de esta misión.

El Plan de Estudios de la Misión Ribas concibe, como columna vertebral, el Componente Comunitario y Socio-Laboral, que responde en toda su magnitud a los pilares básicos de la pedagogía contemporánea: Aprender a conocer, Aprender a Hacer, Aprender a Convivir, Aprender a Ser.

Este componente tiene como propósito proporcionar al futuro bachiller una formación crítica y transformadora, capaz de incidir en la solución de problemas de su entorno e incorporarse al desarrollo endógeno de sus comunidades y al aparato productivo nacional.

Todos estos valores y conocimientos se imparten a través de un sistema de "teleclases", apoyado por un facilitador. Este método -avalado por el Ministerio de Educación y Deportes- es totalmente gratuito. Los textos de estudio son suministrados por la Misión Ribas, sin costo alguno.

Y es que Ribas, es un programa educativo alternativo que proporciona la oportunidad de continuar los estudios de bachillerato, mediante un régimen especialmente adecuado a aquellas personas que debido a sus responsabilidades y necesidades personales no pueden sumarse al sistema educativo regular.

Esta misión, promovida por el Ministerio de Energía y Petróleo (MEP) y el Instituto Nacional de Cooperación Educativa (INCE), diseña mecanismos para la organización estudiantil de sus vencedores y vencedoras, en aras de fomentar su participación ciudadana y protagónica.


¿Por qué José Félix Ribas?


En correspondencia con la idea de exaltar los valores patrios y destacar las luchas de nuestro pueblo por la independencia, la soberanía y la autodeterminación, el Gobierno Bolivariano ha decidido dar nombres de próceres a los planes y proyectos más importantes. Por esta razón, la Misión tiene como nombre José Félix Ribas, prócer de la independencia de Venezuela que representa la actuación del pueblo y de la juventud venezolana en la defensa de la nación.










Misión Sucre

Antecedentes


Cuando un ser humano no puede estudiar, se consolida un círculo de exclusión y marginalidad que afecta no sólo al individuo sino también a las personas que los rodean, quienes a su vez reproducen estos síntomas en la sociedad.

En las últimas décadas del siglo pasado, el Estado fue reduciendo progresivamente sus responsabilidades en la educación y específicamente, en la educación superior. Desde 1989 hasta 1998, la inversión realizada en educación superior en Venezuela, fue descendente, por recortes presupuestarios en todos los sectores del &áacute;mbito social y, en especial, como una estrategia para construir la viabilidad del proyecto de privatización de la educación superior.

Como consecuencia se produjo una amplia deuda social acumulada, pues la matrícula universitaria sufrió un estancamiento, favoreciendo la exclusión de los estudiantes provenientes de los sectores m&áacute;s pobres.

Diversos estudios coinciden en afirmar que el ingreso a la educación superior favoreció a los sectores con mayores ingresos, a la población de las grandes ciudades y a los estudiantes de los colegios privados. A la vez, la educación superior de gestión oficial disminuyó sensiblemente su participación a favor de la educación de gestión privada. Desde 1999, el Gobierno Bolivariano est&áacute; fortaleciendo el sistema educativo venezolano y haciendo realidad el ejercicio de la educación como derecho humano, por tanto ha sido necesario rescatar la iniciativa del Estado como garante de oportunidades educativas de calidad para todos, tal y como lo señala el artículo 102 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Se ha revertido la tendencia de las últimas décadas a la disminución del presupuesto público dedicado a la educación, pasando del 3,2 % del PIB en 1998 al 4,6% en el año 2002, la cual es una proporción significativa en comparación con el conjunto de América Latina que destina en promedio 4,4% del PIB a la educación.
Desarrollo
La Misión Sucre nace para romper, por la vía de la Educación Superior, estos círculos de exclusión. Su objetivo es incorporar a la universidad, a todos los bachilleres que quieren estudiar, cumpliendo con el derecho a la educación, contenido en el capítulo VI (De los Derechos Culturales y Educativos) de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Los bachilleres que deseen estudiar una carrera universitaria, no tendr&áacute;n m&áacute;s limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones. La Misión Sucre es probablemente, la tarea m&áacute;s trascendente en materia de Educación Superior que se ha llevado a cabo en el país. ésta se realiza ofreciendo elevados est&áacute;ndares de calidad técnica que se vinculan con el compromiso y la solidaridad.

El 21 de septiembre del 2003 se realiza un censo en todas las plazas Bolívar del país, el cual arroja la cifra de 470 mil estudiantes excluidos de la educación superior. En el censo, participaron el Comando T&áacute;ctico Universitario, Federación Bolivariana de Estudiantes, Frente Francisco de Miranda, Instituto Nacional de la Juventud, Alcaldía de Caracas y todas las alcaldías que apoyan el proceso de cambio que vive la nación. El Plan Extraordinario Mariscal Antonio José de Sucre, denominado “Misión Sucre”, tiene por objeto potenciar la sinergia institucional y la participación comunitaria, para garantizar el acceso a la educación universitaria a todos los bachilleres sin cupo y transformar su condición de excluidos del subsistema de educación superior.

En la Misión Sucre se conjuga una visión de justicia social, con el car&áacute;cter estratégico de la educación superior para el desarrollo humano integral sustentable, la soberanía nacional y la construcción de una sociedad democr&áacute;tica y participativa, para lo cual es indispensable garantizar la participación de la sociedad en la generación, transformación, difusión y aprovechamiento creativo de los saberes y haceres.

La Misión Sucre, un programa de inclusión del Ministerio de Educación Superior que fue creado mediante Decreto Presidencial Número 2601, del 8 de septiembre del 2003; se propone municipalizar la educación superior, orientarla hacia las regiones, las localidades, tomando como punto de referencia la cultura específica de las poblaciones con sus necesidades, problemas, acervos, exigencias y potencialidades. El plan educativo se concibe como un proceso de movilización social dirigido a garantizar la participación de todos y todas en la cultura y el conocimiento, a construir ciudadanía, generar comunidades de conocimiento, espacios flexibles y accesibles para el aprendizaje permanente.


Objetivos


El programa de inclusión, busca facilitar la incorporación y prosecución de estudios en la educación superior de todos los bachilleres, en concordancia con los postulados de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Adem&áacute;s, se plantea garantizar el acceso a los nuevos bachilleres que egresen de la Misión Ribas; promover la reflexión, discusión, concepción e implantación de un nuevo modelo educativo universitario y formar los ciudadanos profesionales requeridos para el desarrollo en los términos de la Carta Magna.

Entre los planes para lograr la incorporación definitiva a la educación superior se encuentra, la cuantificación y caracterización de la población de bachilleres que no han podido estudiar en la universidad.

Por otro lado, el diseño e implantación del Programa de Iniciación Universitaria (PIU) que favorece el tr&áacute;nsito de los bachilleres a la educación superior. El aumento de la matrícula en las instituciones universitarias. La conformación de una red con todas aquellas instituciones y organizaciones que puedan cooperar de manera sustantiva en el desarrollo y consolidación de la Misión Sucre.

El desarrollo de currículos que contribuyan e impulsen el Proyecto de Desarrollo Nacional Endógeno y Sostenible también es esencial, pues se pretende propiciar un currículo abierto, flexible, din&áacute;mico e innovador que desarrolle e innove planes de estudio, metodologías y recursos para el aprendizaje.

Misión Sucre prevé implementar modalidades de formación como: la presencial, la semipresencial, la educación a distancia, la no convencional, y la acreditación de experiencias. En sí, se busca originar estrategias de transformación del Sistema de Educación Superior, con base en el Desarrollo Endógeno y Sostenible, que impacten en lo local, regional y nacional, a la vez que se corrijan las anomalías y desaciertos presentes en este sector educativo (admisión, sesgo social, deserción, calidad de enseñanza, entre otras).


Avances y Logros


Hasta ahora, se han inscrito en diversos programas de formación un total de 296.781 venezolanos en todo el país, 80.297 cuentan con becas del Estado y 7.921 profesores laboran en los distintos programas de estudio.

Cabe señalar que a la Misión Sucre, se han incorporado por medio del Programa de Iniciación Universitaria (PIU), 182 estudiantes del estado de Roraima y Brasil, específicamente de los municipios de Boa Vista y Pacaraima, adem&áacute;s de dos estudiantes de Perú, sumando un total de 184 estudiantes extranjeros formando parte del plan educativo en la región.

475.656 bachilleres venezolanos est&áacute;n censados hasta septiembre de este año; desde noviembre del 2003, 395.180 estudian en el Programa de Iniciación Universitaria (PIU), 296.781 est&áacute;n inscritos en los programas de formación.
En la actualidad, 316.097 estudiantes finalizaron el PIU, existen 93.437 bachilleres, 586 coordinadores, 3.237 facilitadores, 1.118 obreros, 1.956 profesores y 1.719 ambientes en el Programa de Iniciación Universitaria.

Con respecto a las becas, existen 79 % activas, 3 % en revisión y 18 % retiradas.





Logros generales 


·   Declaratoria Venezuela territorio libre de analfabetismo: 
    El 28 de octubre de 2005 la República Bolivariana de Venezuela, con un millón quinientos mil venezolanos (1.500.000), es declarada como territorio libre de analfabetismo en carta enviada al Ministro de Educación para la fecha Prof. Aristóbulo Istúriz por el Director General de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO) Koichiro Matsuura.

    Educación Universitaria: 
     Según cifras del Instituto de Estadística de la Organización de las Naciones Unidas para la Educaciónla Ciencia y la Cultura (Unesco), Cuba es el país del mundo con mayor tasa bruta de matricula universitaria con el 109%. Los países que siguen a la nación caribeña son la República de Corea (95%), Finlandia (94%), Grecia (91%) y Venezuela (83%). Los países latinoamericanos son ubicados en este ránking, encabezados porCuba, seguido de Venezuela, Argentina con el 67%, Uruguay con 64% y Chile con el 52%. Luego están, Panamá (45%), Perú (35%), Colombia (32%), Brasil (30%), México (27)%, El Salvador (22%) y Guatemala (18%).

·   Población Indígena:
   La Misión Robinson ha logrado alfabetizar a nuestros indígenas en los estados Amazonas, Anzoátegui, Apure, Bolívar, Delta Amacuro, Monagas, Sucre y Zulia, brindándole así, asistencia integral a uno de los sectores más desatendidos de la nación. De esta manera,  enseñar a leer y a escribir a los indígenas ha sido uno de los mayores retos de la misión, ya que, fue necesario traducir los textos a los idiomas indígenas: Jivi, Ye’kwana, Kariña y Warao.

·   Población Penitenciaria: 
    La Misión Robinson desde su inicio, ha sido punto de lanza para la inclusión de la población penitenciara al Sistema Educativo Venezolano, permitiendo así la alfabetización, prosecución al sexto grado de educación básica y continuidad a las Misiones Ribas y Sucre de todos aquellos internos e internas que lo requieran.

·    Población con discapacidad visual: 
    Se elaboró la cartilla “Yo Sí Puedo” en el“Sistema Braille” y manuales específicamente diseñados para los invidentes, produciéndose así un material innovador, práctico y acorde a las necesidades de los mismos.





AUMENTO  DE  LA  MATRÍCULA 



MATRICULACIÓN  UNIVERSITARIA 






Videos



 
Visión 7: Educación: "Misión Robinson" en Venezuela



 
Venezuela prueba eficacia 
de método cubano "Yo sí puedo" 
en discapacitados





El milagro de las orquestas en Venezuela



Educación superior en Venezuela, 
gratuita e incluyente















Chávez



Eduardo “Tato” Pavlovsky

Publicado el 6 de marzo de 2013 en Página 12



Te moriste Negro Cabrón, y Latinoamérica está de luto.

La derecha debe estar de fiesta. Tengo rabia de imaginar no verte nunca más. Te voy a extrañar. No ver tu imagen revolucionaria. Tu potencia revolucionaria irrenunciable de los principios fundamentales de la igualdad. Tu lucha contra la indignidad de los indiferentes.

Hace muchos años tuve la oportunidad de ser invitado a dar un curso de Psicodrama para un grupo de jóvenes profesionales. Todas las casas de los médicos tenían un gran lujo y piscina. Clase media en ascenso. Cuando terminamos de trabajar pregunté con ingenuidad por la ausencia de transporte público. Veía coches último modelo por todas partes. A las siete vi una multitud haciendo cola y pregunté “¿Esa gente cómo viaja, dónde viaja?”. Esa gente, me respondieron, sólo viaja en esas camionetas pequeñas. Es la gente que habita los morros, allá arriba. Eran pequeñas camionetas destartaladas que llevaban 50 personas por viaje. “¡Pero en la cola hay miles!” Los cargan y siempre llegan. Los dejan y después a pie suben hasta sus casas caminando. Son gente fuerte.

Lo decían en un tono naturalista. La tremenda desigualdad ya estaba interiorizada como un fenómeno obvio, cotidiano. Cuando el horror se construye día a día, hasta los niños deformes se vuelven cotidianos. Pensé en los “cabecitas negras” de Perón lavándose las patas en Plaza de Mayo. Allí se inscribían como Hombres. Se les dio la dignidad de ser “humanos”. De las patas de los cabecitas surgió el peronismo. Ese fue su primer movimiento de liberación. De auténtica liberación.

Hugo: cuando la oposición quiso sacarte del poder los negritos bajaron de los morros y te liberaron. Ya se habían vacunado contra la indignidad. El contubernio demócrata conservador repartiéndose el poder durante años. La subjetividad de la desigualdad se había quebrado. De la ignominia. De la prepotencia del poder inventado. De los morros bajaron ellos y esa herencia no se olvidará jamás. Frente al estupor de la oligarquía y de los liberales.

Ya no hace falta que no te mueras. Ya está el acto consumado. Vivirás siempre como el Che y Evita. Devolviste la dignidad y eso no se olvida nunca, ya estaba consumado el gesto. Tenés 3000 médicos cubanos trabajando allí, curando enfermedades y haciendo labores pedagógicas.

Podés morirte tranquilo, son muchos los que te llorarán. Saliste al mundo. Predicaste justicia social a los desamparados. Y eso no se olvida nunca. Ni tampoco se olvida tu antiimperialismo constante. Irrenunciable. Sin concederles “ni un poquito así”, como decía el otro inmortal del “Che”.

Chau, Chávez. Me alegro de haber vivido en tu época. Haberte conocido. Haberte admirado. Pero me detengo aquí porque tengo ganas de llorar y cuando lloro no puedo escribir.

Chau, Negro. Hasta la victoria siempre.












 El legado de Chávez: 
el relanzamiento de la lucha 
por la Segunda Independencia 
de América Latina. 
















Hasta  siempre... 






Dibujo de Guadalupe Haedo















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada